Cuando te encierras en una habitación a perfilar una historia, el mundo nunca puede estar demasiado mal, porque en el folio en blanco caben todos los sueños del mundo.