Cada vez que salgo de viaje llevo un cuaderno de bitácora, como Alex Von Humboldt. La botánica del vivir siempre ofrece plantas literarias en su mecánica sencilla. Nada es prosaico si sabes exprimirle el zumo de su poesía.