A estas alturas de la película, después de haber visto miles de películas, en mil salas distintas de decenas de países diferentes, lo que más le pido a una película, es que se haga con los mondongos y el corazón, y eso veo siempre que me siento a ver la última de Tornatore; también me ha pasado con La correspondencia.